Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider
https://hotcanadianpharmacy365.com/drugs/Viagra+Generic/

La vida de la Beata Carolina (Karolina) Kózka

ثنائي الخيار بالضربة القاضية Carolina Kózka nació el 2 de agosto de 1898. Fue la cuarta de entre los once hijos de unos pobres campesinos, en el pueblo de Wal-Ruda perteneciente a la parroquia de Zabawa (diócesis de Tarnow). Ya desde su niñez respiraba en su familia el ambiente de piedad religiosa y honradez.

indikator tbst forex  

cytotec no prescription with mastercard La vida de Carolina era muy simple y sencilla, trabajando en casa, paciente y silenciosa, dedicada al estudio y a una profunda vida del espíritu, marcada con la oración diaria, frecuente participación en la Eucaristía, una gran devoción a la Pasión del Señor y a la Virgen a la que Carolina llamaba "mi Madre de Dios". Debido a su bondad y amabilidad para con todos, la pureza de su comportamiento, la modestia en el vestir y su delicadeza, la llamaban "un verdadero ángel" y "la primera alma al cielo".

opzioni binarie con price action Durante la Primera Guerra Mundial, el 18 de noviembre de 1914, fue secuestrada y llevada al bosque por un soldado ruso y allí sufrió el martirio defendiendo su castidad. Las heridas que recibió testimonian la grandeza del sufrimiento y la heroicidad de una joven que prefirió morir antes que faltar a su virtud favorita de castidad. Al instante, después de encontrar el cuerpo martirizado de la chica, los parroquianos de Zabawa y otros pueblos vecinos empezaron a venerarla. Pasados varios años de esa veneración, se inició el proceso de su canonización, y Carolina fue llevada a los altares. La beatificación tuvo lugar en Tarnow, el día 10 de junio del 1987, durante el tercer viaje de Juan Pablo II a Polonia.

Tastylia Oral Strip without prescription En la vida de Carolina no encontramos acontecimientos extraordinarios. Todo fue sencillo y simple, pero a la vez, lleno de amor de Dios. Y es ese amor de Dios algo hermoso, lo que da valor y grandeza a todos los actos más pequeños. "Amarle con todo el corazón…" Amarle con todo el corazón, en los retos y obligaciones del día a día. – fue éste el leitmotiv de todo lo que hacía Carolina. Amarle con todo el corazón, en los retos y obligaciones cotidianos.

broker online opzioni binarie Era eso lo que importaba – como atestiguaron varios testigos –  que nos amara Jesús, y que nosotros le amáramos a Él. "Trabajemos, no seamos vagas, para que Jesús nos ame." – decía a las compañeras recogiendo el heno. La actuación del amor de Dios en una actividad tan simple como el recoger el heno, la puede transformar en una obra grande. La conciencia de ello cautiva. También nosotros necesitamos esa conciencia de que no hay en la vida cosas pequeñas e insignificantes; todo es grande si está hecho con amor. Ayudaba a sus padres en los trabajos de la casa y del campo. Afanosa en ayudar a los mayores y enfermos, les leía libros, catequizaba a sus hermanos y enseñaba a los pequeños del pueblo. Ella misma era una de las mejores alumnas en el pueblo.

bin re optionen anbieter El rasgo importante de su espiritualidad fue la oración. Acontecía que, ya después de los rezos de la noche, cuando todos estaban acostados, Carolina quedaba largo rato arrodillada en su rinconcito. "¡Vete a dormir ya! ¡No estés de rodillas tanto, que hace frío!" – llamaba su padre al despertarse. "¡ya dormiré, papá!" – respondía Carolina. La oración durante el día era facilitada por el rosario, que siempre llevaba consigo. Los testigos afirmaban que rezaba el rosario completo diariamente. Valoraba mucho la oración y el estar en  la iglesia parroquial que distaba unos cuantos kilómetros de su casa. "Carolina, aún con el peor temporal, es capaz de ir a la iglesia." -  decían de ella los vecinos.

binary option broker test La mortificación y el espíritu de entrega es otro rasgo de la belleza de su alma. En las circunstancias de vida de Carolina, en la pobreza de entonces, la vida era llena de oportunidades de renuncia. Pero ella no se quejaba nunca – ni por el trabajo, ni del mísero vestido, ni del poco y mal comer.

forex online Sin duda, uno de sus profundos deseos era la pureza. "Quiero ser pura, a ejemplo de la Santísima Madre" – decía cuando las amigas contaban sus planes para el futuro. Su delicadeza natural y modestia hacían que sus compañeros cuidaran su lenguaje y evitaran las conversaciones vanas y, mucho más, las palabrotas. Tenía mucha devoción al santo Estanislao Kostka, patrono de la juventud y ejemplo de castidad.

köpa proscar online Su espiritualidad es la encarnación de la vocación a la santidad en la vida sencilla y normal. Que con su vida, Carolina nos ayude a comprender que la santidad está a nuestro alcance, que puedo ser santo allí, o probablemente, solamente allí donde estoy.

simulazione di opzioni binarie  

binary option free cash Fechas más importantes

binäre optionen traden  

opcje binarne utrader 2 de agosto de 1898 – nacimiento de Carolina Kózka en Wal-Ruda

binäre optionen handelsblatt 7 de agosto de 1898 – bautismo en la iglesia parroquial en Radlow.

buy metformin drugs 18 de mayo de 1914 – confirmación.

trading bancario 18 de noviembre de 1914 – martirio.

4 de diciembre de 1914 – Francisco Szwiec encuentra en el bosque el cadáver de Carolina.

30 de junio de 1986 – decreto del martirio de la Sierva de Dios Carolina Kozka.

10 de junio de 1987 – beatificada por Juan Pablo II.

 

 

Uno de muchos milagros por la intercesión de la Beata Carolina Kozka:

el don de la maternidad. 25 de noviembre de 2007

 

 Somos María y Tomás, vivimos en Cracovia. Estamos casados desde hace siete años. Recibiendo el sacramento del matrimonio deseábamos mucho el don de la paternidad-maternidad, estábamos ilusionados por tener familia. Pero a dos años de nuestro caminar juntos, apenas empezó a latir el corazón de nuestro primer hijo en mis entrañas, nos tuvimos que despedir de él. Se fue al Padre. El año siguiente otro niño nuestro se lo llevó el Señor.

Fue éste un gran sufrimiento para nosotros, y una experiencia difícil a la vez; y la pregunta que volvía una y otra vez: ¿porqué? Aún después de varios chequeos, no pudimos conseguir ver las causas de nuestro "fracaso", y fue entonces cuando me acordé de Karolinka – mi vieja conocida. Conocí a la beata Carolina cuando yo era estudiante de colegio, en su beatificación en Tarnów. Me impresionó mucho de chica. Pasaron muchos años hasta que nos "encontramos" de nuevo. Resultó que la abuela de mi marido vivía en el pueblo vecino a Zabawa, así que cada vez que íbamos por allí, saludaba a Carolina al pasar junto a la iglesia.

Y de este modo, gracias a la querida yaya Pepita (Józia) que hoy está aquí con nosotros, empezamos la oración a diario por la intercesión de la beata. La abuela nos contó el caso de una mujer conocida suya a la que había sido concedida la gracia de la maternidad por la intercesión de Carolina. A poco tiempo de esto, compré mi favorita revista "Milagros y gracias" ("Cuda i łaski"), dedicada aquella vez a la beata Carolina. Rezábamos cada día las oraciones que contenía aquel número. No tuvimos que esperar mucho, exactamente el 18 de noviembre de 2004, la conmemoración de la muerte trágica de Carolina, nos llegó la noticia de que había empezado a latir el corazón de nuestro niño "de plegarias". El embarazo estaba en peligro, tenía que permanecer en cama, pero Carolina estaba con nosotros. Y así, el día 18 de julio de 2005, al celebrar la misa en la intención del feliz desenlace que hacía tiempo había encargado mi mamá, en un parto difícil, fue cuando vio la luz nuestro hijito Radus, guapísimo y sano. Dábamos gracias a Dios y a Carolina, convencidos de que ella había intercedido por nosotros. La madrina fue mi querida amiga que junto con nosotros pedía por la intención. Fue por entonces cuando ella también dio a luz a su hija, Carolina, y que ahora mismo está escribiendo un libro sobre la beata. Hoy, nuestro hijo, ya de dos años, conoce unas cuantas oraciones que reza junto con nosotros, conoce a la beata a la que debe su existencia.

Agradecidos a Dios y a beata Carolina – María, Tomás y Radus.

 

Oración por la canonización de beata Carolina Kózka

 

Dios Omnipotente que revelas los misterios de tu Reino a los pequeños y humildes, tú guiaste a la beata Carolina hacia la santidad por la vía de la oración perseverante, del cumplimiento fiel de las obligaciones diarias, del compromiso apostólico en la parroquia y de la fidelidad a tu enseñanza hasta la muerte.

Ayúdanos a permanecer, como ella, en la oración, hacer de nuestro trabajo servicio a ti y a los prójimos, y ser apóstoles fervorosos en la comunidad eclesial. Fortaléceme, Señor, con tu gracia para que, a ejemplo de beata Carolina, en las contrariedades testimonie con mi vida cristiana y, cuando fuese necesario, dando mi vida, para reconocer que tú eres la vida verdadera y el supremo bien.

Te pido, Dios Omnipotente, la glorificación de la beata Carolina entre los santos de la Iglesia. Que a través de su ejemplo e intercesión, los jóvenes del siglo XXI sigan con valentía por el camino de las bienaventuranzas y que sean así la luz del mundo y la sal de la tierra, y todos los perdidos y los que buscan la Verdad encuentren el camino hacia ti. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

 

Oración por la intercesión de beata Carolina Kózka

 

Dios clemente que hiciste que una joven consagrara su castidad únicamente para ti por la ofrenda de su vida, muriendo de la mano del enemigo, te pedimos por su intercesión la fuerza para luchar cada día contra las tentaciones.

Incítanos el fuerte propósito de vivir limpia y noblemente. Haz que sepamos reconocer nuestra vocación e imitar las virtudes de la beata Carolina, para que, cumpliendo tu voluntad, purifiquemos nuestras intenciones, y limpios de alma y cuerpo te sirvamos con gozo.

 

Que tu gracia nos proteja contra los ataques de los enemigos de la Iglesia. Por Cristo Señor nuestro. Amén.

Wpisz swoją intencję

Najnowsze pięć wpisów:

Monika

Błogosławiona Karolino proszę Cię o dar macierzyństwa, zdrowie dla członków mojej rodziny i dla mnie. Dziękuję za wsystkie łaski otrzymane do tej pory. Karolino wspieraj i opiekuj się nami

ania

P Jezu Maryjo za wstawienictwem karoliny prosze o wyzwolenie mnie i dzieci z grzechu, ze zla, zlych duchow ,przeklenstwa(rowniez dla innych osob z tym zwiazanych),o zdrowie duszy i ciala,o przywrocenie wszystkiego co w nas umarlo a co zlo zabralo,zabierz serca kamienne a daj serca podobne do serca twojego

Krystyna

Bł.Karolino proszę Cię o dar potomstwa i dobrego męża, o pomyślne rozwiązanie trudnych spraw, o dobrą, godnie płatna pracę i wszelkie łaski do życia oraz światło Ducha Świętego.

Krzysztof

Błogosławiona Karolino, prosze o łaskę pojedanania z moim ziemskim ojcem. Pomóż: w wlace o zachowanie czystości serca do końca życia; załagodzenić konsekwencje grzechu nieczystości dla moich bliskich ; rozeznać powołanie.

bianka

Proszę o wstawiennictwo bl. Karolina - o uzdrowienie z zapalenia pluc dla mnie, zeby goroczak spadla, lek okazal sie skuteczny, zebym wrocila jak njszybciej do zdrowia i dla mojego synka oraz corki o zdrowie , by nie zarazili sie ode mnie, by nie zachorowali na zapalenie pluc.